Persuadido

12 Dic

Paseó por los campos de trigo sintiendo las espigas entre sus manos hasta que llegó a la entrada de la ciudad. Avanzó por la Vía Imperial que se presentaba concurrida y bulliciosa a esas horas. Se desvió ligeramente para poder cruzar el foro por el Cardo. Mientras pasaba debajo del Arco de Constantino oía el bullicio de la gente y los estallidos del agua al golpear con los remos: la batalla naval estaba a punto comenzar en el Coliseo. De repente, un timbre sonó con estridencia. El examen de Historia Clásica se había terminado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: